LA CASA BLANCA Y EL CONGRESO DEBEN ENFOCARSE EN AVANZAR SOLUCIONES VERDADERAS QUE REFORMEN LAS LEYES MIGRATORIAS

Grupos pro inmigrantes rechazaron el proyecto que obligaría a las empresas a controlar el estatus legal de sus empleados mediante el sistema “E-Verify”.

“Obligar a que se implemente el programa de verificación de empleo conocido como E-Verify, significaría una obstrucción burocrática para los pequeños negocios, retraso en ganancias para las industrias que más lo necesitan, y desastre para millones de familias inmigrantes trabajadoras y para sus seres queridos nacidos en Estados Unidos”, dijo Angélica Salas, directora ejecutiva de la Coalición pro Derechos del Inmigrante en Los Angeles (CHIRLA por sus siglas en inglés).

Salas dio estas declaraciones luego de conocer que el legislador republicano Lamar Smith, presidente del Comité Judicial de la Cámara Baja, presentara un proyecto de ley que obligaría a las empresas a usar una base de datos llamada E-Verify para confirmar que sus empleados están autorizados para trabajar legalmente en Estados Unidos.

Al menos 200 mil de los siete millones de empleadores existentes en Estados Unidos utilizan actualmente el E-Verify de manera voluntaria.

Sin embargo, encontramos varios problemas con el programa E-Verify, dijo Salas, que depende de base de datos gigantescas que contienen muchísimos errores de acuerdo a un reporte de la GAO de enero 2011; además que representa gastos para los empleadores, ya que deben pagar por el sistema, pagar por la capacitación, pagar por las demandas que reciban al discriminar o hacer un error en contra de un trabajador y puede terminar encarcelando al empleador, si éste no contesta a una petición de cambios de DHS dentro de los primeros diez días, o si comete un error o hace mal uso del programa.

Agregó que “obligar a los empleadores a usar el E-Verify no es pensar en los daños que puedan sufrir los negocios, la economía, o las familias. En realidad, esta propuesta es una farsa y una distracción liderada por anti-inmigrantes que disminuiría los pequeños logros en la economía y enviaría a miles y miles de familias a los centros de comida gratuita”.

Asimismo, dijo Salas, esto es otro intento persistente enfocándose en aplicar las leyes de inmigración y castigar duramente a los inmigrantes, a sus seres queridos, y a sus comunidades.

“El Congreso no debe malgastar su tiempo y sus recursos con propuestas que atacan contra la libertad de los negocios de regularse a sí mismos y que a la vez alientan un ambiente anti-inmigrante. La Casa Blanca y el Congreso debe enfocarse en avanzar soluciones verdaderas que reformen las tan anticuadas e ineficaces leyes migratorias de esta nación”, declaró la directora de CHIRLA.

Ángela Sambrano, Presidenta de la Asociación Nacional de Comunidades Latinoamericanas y Caribeñas (NALACC), declaró al respecto que la HR2164 o E-Verify que quiere implantar “un sistema racista que permitiría legalizar el perfil racial contra los extranjeros. No es una sorpresa el liderazgo de Lamar en una ‘propuesta punitiva’ de este tipo, por tratarse del ‘arquitecto de leyes migratorias excluyentes aprobadas en 1996’, y que para justificarlo quieren aprovechar la crisis laboral para culpar a los inmigrantes de los problemas económicos de la nación”.

En tanto la Coalición de Illinois para los Derechos de Inmigrantes y Refugiados (ICIRR), dijo que en lugar de buscar soluciones a los problemas del sistema migratorio, “impulsa una agenda radical que ataca a empresarios y trabajadores”.

Según la Coalición, el programa “E-Verify” obligaría a 3.6 millones de trabajadores a perder días laborales para demostrar su legalidad.

Otros 770 mil perderían sus trabajos por errores del programa “y la vulnerabilidad provocada por incorrecciones con nombres, robo de identidad y fraude empresarial”.

“Los problemas con los negocios, despidos, gente que desaparece de la economía formal y la separación de familias, solamente empeorarán la economía de la nación y las dificultades de los inmigrantes”, dijo Juvencio Rocha Peralta, presidente de la Asociación Mexicana de Carolina del Norte.

EL CONGRESISTA GUTIÉRREZ SUGIERE AL PRESIDENTE OBAMA

El congresista demócrata de Illinois, Luis Gutiérrez, advirtió al Presidente Barack Obama que los latinos no ven “aceptable” un “E-Verify” obligatorio a nivel nacional, medida que promueven los republicanos.

Gutiérrez, de origen hispano, lanzó este aviso a su propio partido en una conferencia de prensa telefónica con motivo de la audiencia del subcomité de Inmigración sobre el proyecto de ley que quiere imponer “E-Verify” en todo el país.

Gutiérrez admitió que “existe el peligro” de que los demócratas más conservadores apoyen la propuesta, por lo que instó al Presidente Obama a que en último término, vete la ley.

“Los asesores hispanos del presidente tienen que hacerle entender que firmar una propuesta como ésta, antes de las elecciones de 2012, no es aceptable para la comunidad latina”, esgrimió el congresista, que subrayó la importancia del voto hispano para la reelección de Obama.

“Yo exijo a los míos primero, no es aceptable que nos quedemos a un lado y lo permitamos”, añadió.

Marielena Hincapié, Directora Ejecutiva del National Immigration Law Center (NILC), lamentó que los ciudadanos naturalizados y los residentes permanentes tengan respectivamente 32 y 10 veces más probabilidades de figurar como “no autorizados” para trabajar que los nacidos en Estados Unidos.

“Cierta gente tienen la falsa ilusión de que los 11 millones de trabajadores indocumentados y sus familias se van a ir si les ponemos las cosas difíciles. Eso es una fantasía, no se van a ir, ellos tienen su vida hecha aquí”, consideró Gutiérrez.

Lamentablemente estados del sur del país como Alabama, Georgia y Tennessee, ya han aprobado leyes que convierten el “E-Verify” en obligatorio en su territorio.

Como parte de su política migratoria, el gobierno del presidente Barack Obama ha enfatizado el combate a las empresas que contratan a inmigrantes indocumentados, cuya población en Estados Unidos se calcula en 11 millones.

ALGUNOS PROBLEMAS DEL E-VERIFY:

 La Oficina de Contraloría reconoce que aunque se han hecho mejoras al sistema, los errores persisten. Se calcula que los ciudadanos naturalizados y los residentes permanentes tienen 32 veces y 10 veces más probabilidades, respectivamente, de figurar como “NO” autorizados para trabajar.

 Según datos del propio gobierno, en más de 50% de las ocasiones el programa no identifica adecuadamente a los trabajadores indocumentados.

 La Oficina de Presupuesto del Congreso concluyó que el E-Verify nacional y obligatorio reduciría los ingresos federales en $17,300 millones en un lapso de diez años, porque habría un alza en la cifra de trabajadores sin documentos que recibirían pagos fuera del sistema tributario.

 Se pasa por alto, además, el impacto que el programa tendrá sobre industrias que dependen mayormente de mano de obra indocumentada como la agrícola. VN

Share