OPERACIÓN CONTRA BARES CLANDESTINOS DEJA 34 SUPUESTOS PANDILLEROS DETENIDOS

Las autoridades anunciaron hoy el arresto de 34 pandilleros o asociados que operaban en sitios ilegales de juego y consumo de drogas en el sur de Los Ángeles luego de una investigación de 18 meses.

La acción conjunta realizada entre el Departamento de Policía de Los Ángeles (LAPD) y la Oficina de Alcohol, Tabaco, Armas y Explosivos (ATF) contra miembros de la pandilla “Calle 18”, llevó además al decomiso de 15 armas, 140.000 dólares en efectivo y 18 máquinas ilegales de juego en 19 localidades.

Según informó hoy el capitán Kirk J. Albanese, comandante de operaciones de la Oficina Sur del LAPD, muchos de los arrestados también tienen “historias criminales significativas y de ser declarados culpables enfrentan muchos años en prisiones federales”.

La investigación se centró en sitios ilegales de juego, consumo de drogas y prostitución, conocidas como “casitas”, que funcionan en barrios residenciales dominados por pandilleros, quienes amenazaban a los residentes para evitar que notifiquen a las autoridades.

Albanese señaló que estos bares clandestinos -que operan especialmente en las horas de la madrugada- “significan un riesgo muy alto para la comunidad”.

La Operación “Treadstone” que terminó ayer con el arresto de los sospechosos, también los involucra en asesinatos, asaltos, robos, juego ilegal y prostitución.

Los investigadores señalaron que los “clientes” pagaban una suma por ingresar a estos clubes ilegales donde podían comprar bebidas, adquirir drogas, y tener acceso a prostitutas y a máquinas de juego.

Según los registros de LAPD al menos tres de las “casitas” han sido escenario de homicidios recientes y uno de estos centros fue descubierto a pocas cuadras de la estación de policía oculto bajo la apariencia de un centro de tatuajes.

Algunos de los arrestados en la Operación “Treadstone” son miembros claves de la pandilla Calle 18, una de las dos pandillas latinas más grandes de Los Ángeles conocida por su violencia, aseguraron los oficiales.

La División Suroeste del LAPD al igual que el resto de divisiones de la policía ha presentado índices favorables en la disminución de la delincuencia. Su meta de reducir el crimen en 5 por ciento para 2009, se está cumpliendo según las últimas cifras presentadas.

Hasta julio 18 los delitos violentos en el sector bajo responsabilidad de la división habían disminuido 5 por ciento con respecto a 2008 mientras el total de delitos del Apartado 1 -que además de crímenes violentos incluyen delitos contra la propiedad- presentaban una reducción del 8 por ciento.

La División de Pandillas y Narcóticos del LAPD informó que hasta mayo de 2009, el total de delitos relacionados con las pandillas en Los Ángeles disminuyó 12,5 por ciento en relación con 2008. Los homicidios atribuidos a las pandillas descendieron en más de 24 por ciento. VN

Share