TARJETA ROJA CONTRA LA EXPLOTACIÓN SEXUAL DURANTE EL MUNDIAL DE FÚTBOL

Congregaciones religiosas femeninas se movilizan contra el tráfico de mujeres en Alemania

La Unión de Conferencias Europeas de Superiores y Superioras Mayores (UCESM), está apoyando las iniciativas de algunas congregaciones religiosas femeninas contra la explotación sexual y la prostitución forzada durante la celebración del Mundial de fútbol el próximo verano en Alemania.

Según una carta de la Hermana Annick Bimbenet, secretaria general de las UCESM, de la que se hace eco la agencia de religiosos españoles IVICON, las asociaciones católicas que trabajan con mujeres en situación de riesgo barajan la cifra de 40 mil jóvenes prostitutas, muchas de ellas provenientes de los países del Este, que llegarán a Alemania durante la celebración del campeonato de fútbol.

Estas asociaciones denuncian el turismo sexual, el tráfico de mujeres y la mentalidad que hay detrás de este fenómeno que reduce a las mujeres a una mercancía.

Explican que muchas de estas mujeres, además de entrar clandestinamente en Alemania, son obligadas a ejercer la prostitución y, por el miedo y la presión a que están sometidas, declaran a la policía o a los servicios sociales que ejercen la prostitución voluntariamente.

«Tarjeta roja a la explotación sexual y a la prostitución forzada», es el lema de la campaña que se ha puesto en marcha para ayudar a estas mujeres.

Ya se están llevando a cabo acciones preventivas en los países de origen de las mujeres, también se están llevando a cabo campañas de sensibilización de la opinión pública europea y se ha abierto una línea telefónica para ayudar a las mujeres que lo soliciten. Durante la celebración de la Copa del Mundo de Fútbol este teléfono de ayuda funcionará las 24 horas de día.

La UCESM, las Conferencias de Religiosos y Religiosas de Alemania, la Alianza femenina Católica, la Comunidad de Mujeres Católicas de Alemania están apoyando, y canalizando toda la acción, a través del grupo de trabajo Solidaridad con las Mujeres en Peligro (SOLWODI, «Solidarity with women in distress»), organización que agrupa a una veintena de congregaciones religiosas femeninas.

Para poder llevar adelante estas iniciativas, la UCESM, siempre a través de SOLWODI, solicita ayudas económicas y la disponibilidad de religiosas, que hablen inglés, francés, ruso o rumano, durante los meses de verano para poder atender a estas mujeres. Más información en solwodi@t-online.de. VN

FUENTE: ZENIT.ORG

Share