<!--:es-->NUESTRA SEÑORA DE GUADALUPE, ESTRELLA DE LA NUEVA EVANGELIZACIÓN<!--:-->

NUESTRA SEÑORA DE GUADALUPE, ESTRELLA DE LA NUEVA EVANGELIZACIÓN

El pasado 28 de octubre se clausuró el Sínodo de los Obispos en Roma que contó con la participación de Obispos católicos de todo el mundo bajo la presidencia del Santo Padre Benedicto XVI y en el que también participó nuestro Arzobispo José H. Gomez.

Para dar a conocer el fruto de sus trabajos, los Obispos publicaron el Mensaje final al Pueblo de Dios de la XIII Asamblea General Ordinaria de los Obispos dedicada al tema “La Nueva Evangelización para la trasmisión de la fe”.

Paradójicamente este documento empieza y termina con dos mujeres como protagonistas. En el primer número nos presentan a la samaritana en el pozo, que representa a la humanidad entera en su deseo de conocer a Dios, el hambre y la sed de Dios en el desierto de la historia y el riesgo de sólo ofrecer aguas turbias en vez de llevar a los hombres y mujeres de nuestro tiempo a la fuente de la vida. El último número del documento concluye todas las intuiciones del Sínodo presentándonos a María como personaje central, ella es la estrella que ilumina con su resplandor la noche oscura de nuestro desierto.

Además de este mensaje, los Obispos sinodales presentaron al Papa Benedicto XVI una lista de 58 propuestas para el documento que Su Santidad enviará a la cristiandad para invitarnos a todos los cristianos del Mundo a una Nueva Evangelización.

No puedo en este breve artículo reseñar todas estas propuestas, pero juntos podemos leer algunas de ellas desde la perspectiva Guadalupana. De esta manera unimos de manera eficaz el evento Guadalupano que fue eminentemente evangelizador con las intuiciones y reflexiones del Sínodo. Sólo mencionaré cinco propuestas aunque sin duda todas las propuestas tienen una relación con el evento Gudalupano. Lo importante es que aceptemos estas intuiciones de los Obispos y encontremos en el programa evangelizador de la Virgen de Guadalupe un modelo para implementarlas.

La propuesta 5 se titula: “La nueva Evangelización y la inculturación”, y nos explica que la inculturación sucede cuando el Evangelio se encarna en un ambiente concreto. La cultura es todo lo que le da identidad a una comunidad y le permite comunicarse y desarrollarse, abarca muchas cosas, como es el idioma, los símbolos que todos entienden, los valores que rigen las relaciones humanas, las estructuras que posibilitan tener una comunidad organizada, como es la estructura de gobierno y su sistema de elección; cultura también son el arte y la manera específica de disfrutar de la belleza.

El evento guadalupano es un modelo de Evangelización inculturada, porque María de Guadalupe trae en su seno a Cristo, el Sol de justicia que esperaban los habitantes del Valle de México. Y fue tan fuerte ese enraizamiento cultural que hoy no se entiende la identidad de los mestizos hispanoamericanos sin la referencia a Guadalupe. Todos los grandes movimiento sociales en México -como la independencia o la Revolución- han tenido como estandarte a María de Guadalupe porque ella no es sólo un símbolo religioso sino algo que está en la conciencia del pueblo. Incluso, la identidad mestiza de la Virgen hoy es símbolo de identidad cultural de todos los pueblos latinoamericanos representados en nuestra Iglesia local de Los Ángeles, especialmente en los jóvenes hispanos nacidos aquí. Miles de ellos encuentran en ella algo bello aunque no lo sepan explicar. María cuando se aparece a Juan Diego le menciona que ella es la Madre del verdadero Dios, pero lo hace utilizando los nombres que los nativos le habían dado a su dios: “Ten la bondad de enterarte, por favor pon en tu corazón, hijito mío el más amado, que yo soy la perfecta siempre Virgen Santa María, y tengo el privilegio de ser Madre del verdaderísimo Dios, de Ipalnemohuani, (Aquel por quien se vive), de Teyocoyani (del Creador de las personas), de Tloque Nahuaque (del Dueño del estar junto a todo y del abarcarlo todo), de Ilhuicahua Tlaltipaque (del Señor del Cielo y de la Tierra”). Ella nos enseña a utilizar correctamente el mundo simbólico y cultural de aquellos a quienes queremos evangelizar y en este contexto podemos poner como ejemplo a los jóvenes a quienes necesitamos conocer para poder trasmitirles la fe en su propio mundo cultural.

LA PROPUESTA 6 SE TITULA: “PROCLAMACIÓN DEL EVANGELIO” y se refiere a la voluntad de Dios de darle un sentido muy profundo a nuestra vida hoy para vivirla en plenitud mientras esperamos su segunda venida. Esta intención evangelizadora de la Iglesia se realiza en la Evangelización guadalupana, pues en el mensaje de la Virgen hay una oferta de vida nueva en Cristo a quien ella presenta. Ella nos dice que viene a entregarnos a Jesús, estas son sus palabras: “Mucho quiero, ardo en deseos de que aquí tengan la bondad de construirme mi templecito, para allí mostrárselo a ustedes, engrandecerlo, entregarles a Él, a Él que es todo mi amor, a Él que es mi mirada compasiva, a Él que es mi auxilio, a Él que es mi salvación”.

Muchos hermanos protestantes no entienden la devoción guadalupana pues consideran que es una distracción, incluso algunos grupos muy agresivos contra el catolicismo nos acusan de promover algo que viene del mal. Ellos no han sido instruidos sobre el verdadero fin de la aparición de María de Guadalupe en nuestro Continente, ellos no han entendido que ella viene a enseñarnos, a entregarnos a Jesús, que ella misma es discípula de Jesús, que ella misma ha recibido la salvación que viene de nuestro Redentor.

LA PROPOSICIÓN 7 SE TITULA: “LA NUEVA EVANGELIZACIÓN COMO UNA PERMANENTE DIMENSIÓN MISIONERA DE LA IGLESIA”. En este apartado se nos dice que la Evangelización se desarrolla en tres ámbitos, el primero es llevar la Buena Nueva a quienes no la conocen, el segundo es mantener la Evangelización continua entre quienes son miembros de la Iglesia y tercero llevar el mensaje a quienes ya han perdido el sentido de su fe, que se han distanciado de la Iglesia aunque hayan sido bautizados o participado en la vida de la comunidad.

Sin duda podemos decir que María de Guadalupe cumple con creces esas tres dimensiones de la Evangelización. En primer lugar porque sin ella nunca hubieran aceptado los nativos del valle de México la religión cristiana. Los misioneros antes de la aparición habían fracasado en sus intentos de evangelizar a los nativos aun cuando ya buscaban producir catecismos en lengua náhuatl y desarrollar otras formas de trasmitir la fe como el teatro o la música. La Virgen de Guadalupe es quien abrió el corazón de los nativos para recibir a Jesús, y es ella quien a lo largo de casi cinco siglos ha abierto los corazones de muchas personas que no aceptaban la dimensión religiosa o en su vida o dudaban del mensaje salvador de Jesucristo. La Virgen también ha sido y sigue siendo un instrumento de Evangelización en la Iglesia, ella renueva la vocación y el compromiso de los Obispos, sacerdotes y diáconos para que se entreguen al pueblo de Dios, ella mueve los corazones de los fieles para que sirvan con amor a sus hermanos en los diferentes ministerios laicales, ella incluso fue una luz y un aliento en el ministerio del Papa Juan Pablo II. Ella es sin duda un soporte en la fe de la comunidad. Y también ella es, como lo dice el mismo documento, la estrella que convoca con ternura de madre a quienes por diferentes motivos se alejaron de la Iglesia, dejaron que se enfriara su fe o se sintieron abandonados o escandalizados por la Iglesia. Sólo ella con su mirada bondadosa puede ofrecer ese consuelo y sanación a quienes buscan una sincera reconciliación con la Iglesia.

LA PROPOSICIÓN 8 SE TITULA: “SER TESTIGOS EN UN MUNDO SECULARIZADO”. La historia nos muestra que la Conquista y la época llamada de la Colonia, fue una época de crisis, ruptura, cambio, y lo fue para todos, tanto para los conquistadores españoles como para los nativos. A muchos de los primeros conquistadores los movía el sincero deseo de formar una familia en estas tierras y colaborar en el desarrollo de una nueva sociedad basada en la justicia, pero también había muchos otros a quien el ansía de riqueza y poder los cegaba y los llevaba a cometer toda suerte de atropellos y abusos especialmente contra la población más vulnerable. Si bien se decían católicos, ellos se habían entregado al dios oro o al dios poder o al dios sexo, no era la forma de secularismo actual pero era tan dañina o más que la actual. En esa situación María se presenta como Madre de todos, ella quería hacerles ver, que todos han sido redimidos en la sangre de su Hijo y que en virtud de esa entrega todos debían considerarse hermanos, no podía permitirse el abuso entre hermanos. María le dice a Juan Diego: “Porque en verdad yo me honro en ser madre compasiva de todos ustedes, tuya y de todas las gentes que están aquí en esta tierra, y de los demás variados linajes de hombres, mis amadores, los que a mí clamen, los que me busquen, los que me honren confiando en mi intercesión”.

LA PROPOSICIÓN 9 SE TITULA: “NUEVA EVANGELIZACIÓN Y PROCLAMACIÓN INICIAL” y propone que pongamos mucho énfasis en lo que se denomina el Kerigma o anuncio inicial del Evangelio. El documento acentúa el poder espiritual de este momento en el proceso de la Evangelización porque es cuando el evangelizando abre su corazón a Dios, se arrepiente de sus pecados y orienta su vida en el seguimiento de Jesús y del Reino de Dios. Nunca debemos de abandonar esta parte de la Evangelización, ni debemos darla por supuesta. La realidad es que hay muchos cristianos bautizados que no han recibido el mensaje del Kerigma o no se les ha presentado con la fuerza espiritual que ese momento requiere. Sin la conversión inicial no hay verdadero seguimiento de Jesucristo y no se da el crecimiento del cristiano en su vida personal y social.

En ese sentido me parece muy hermosa la experiencia kerigmática de Juan Diego, su primer encuentro con la Virgen que es descrito con una belleza extraordinaria. Él utiliza parabas llenas de poesía para describir ese inicial momento de encuentro con Dios a través de Guadalupe: “Era sábado, muy de madrugada, lo movía su interés por Dios, respondiendo a su insistente llamada… Y al llegar al costado del cerrito, en el sitio llamado Tepeyac, despuntaba ya el alba. Oyó claramente sobre el cerrito cantar, como cantan diversos pájaros preciosos. Al interrumpir su gorjeo, como que les coreaba el cerro, era extremadamente suave y muy agradable, su trino sobrepujaba al del coyoltótotl y del tzinitzcan y al de otras preciosas aves cantoras Se detuvo a ver Juan Diego. Se dijo: ¿Por ventura es mi mérito, mi merecimiento lo que ahora oigo? ¿Quizá solamente estoy soñando? ¿Acaso estoy dormido y sólo me lo estoy imaginando? ¿Dónde estoy? ¿Dónde me veo? ¿Acaso ya en el sitio del que siempre nos hablaron los ancianos, nuestros antepasados, todos nuestros abuelos: en su tierra florida, en su tierra de nuestro sustento, en su patria celestial? Nuestro gran reto es cómo suscitar una verdadera experiencia espiritual en aquellos a quienes vamos a evangelizar; yo creo que Nuestra Señora de Guadalupe nos puede dar una mano en eso.

Hay una relación muy cercana entre las 58 propuestas sinodales y el evento guadalupano, propuestas como la reconciliación, los derechos humanos, la libertad religiosa, los medios de comunicación masiva, el desarrollo de los pueblos entre otros son asumidos de una manera muy profética en la aparición de la Virgen de Guadalupe. Yo sugiero que todos los católicos de Los Ángeles hagamos el esfuerzo de leer el Mensaje de los padres sinodales y las propuestas para implementar la Nueva Evangelización, y que al hacerlo tengamos en cuenta que ya en estas tierras alguien realizó una hermosa labor evangelizadora y que ella, nuestra Madre de Guadalupe puede enseñarnos a hacer bien nuestra misión evangelizadora hoy.

Dr. José Antonio Medina
(562) 6190898

amedina@liguori.org

Una interpretación actualizada del Nican Mopohua la puede concentrar en
“Conozca a nuestra Señora de Guadalupe” del P. José Luis Guerrero, Libros Liguori. Además si busca materiales pastorales y catequéticos para implementar el año de la fe y la Nueva Evangelización, visite www.librosliguori.org o llame al 1(800) 325 9521

VN

Share