REPUBLICANOS DEBERÍAN APOYAR PROPUESTA PARA REFORMA MIGRATORIA, DICE DIARIO

Washington.- Los republicanos en el Senado deberían apoyar una propuesta demócrata para una reforma migratoria porque la aprobación de leyes “draconianas” como la de Arizona contra los indocumentados no resolverá el problema, afirmó hoy un editorial del “Washington Post”.

La población de once millones de inmigrantes indocumentados en Estados Unidos no va a desaparecer “por arte de magia” e ignorar el problema de la inmigración ilegal sólo hará que la nación siga “clamando” por una solución, dijo el diario.

El editorial se suma a las voces de amplios sectores de la sociedad que piden al Gobierno de Obama que impugne la ley SB1070 de Arizona, que criminaliza la presencia ilegal en ese estado, y que presione al Congreso a que apruebe una reforma migratoria integral.

Así, el rotativo respaldó una propuesta marco presentada recientemente por el senador demócrata Charles Schumer y el republicano Lindsey Graham, que incluye el despliegue de más agentes y recursos tecnológicos en la frontera sur, prohíbe la contratación de trabajadores indocumentados y abre una vía para la legalización de la población clandestina.

“Desafortunadamente, la legislación, que aún es un borrador, tiene pocas probabilidades a menos que atraiga un puñado de votos republicanos, algo que por el momento parece improbable”, señaló el diario, que calificó la propuesta como “buena y razonable”.

Graham abandonó la mesa de negociaciones para la reforma migratoria y ahora afirma, al igual que muchos legisladores republicanos, que primero se tiene que aumentar la seguridad fronteriza.

El diario insiste, sin embargo, en que la propuesta de Schumer aumenta el número de agentes fronterizos y los equipos y recursos tecnológicos, incluso con la ayuda del Pentágono, para frenar el flujo de inmigrantes indocumentados por la frontera con México.

“El señor Schumer, al parecer, está dispuesto a crear el equivalente moderno de un Muro de Berlín si eso atrae a un puñado de senadores republicanos” a la mesa de negociaciones, enfatizó.

El diario notó que algunos demócratas, entre ellos el líder de la mayoría en el Senado, Harry Reid, han sido objeto de críticas por impulsar una reforma migratoria “no para resolver el problema sino para asestar un golpe a los republicanos, al pintarlos como anti-hispanos”.

De todas maneras, continuó el editorial, los republicanos tienen una opción: apoyar la propuesta actual o permitir y alentar que la nación “siga gritando” sobre el tema.

“Hasta ahora, parece que prefieren los gritos”, puntualizó el diario. VN

Share