MONSEÑOR GOMEZ: LO “ORDINARIO” DEL NACIMIENTO DE JESÚS MUESTRA QUE PARA DIOS CADA VIDA CUENTA

MONSEÑOR GOMEZ: LO “ORDINARIO” DEL NACIMIENTO DE JESÚS MUESTRA QUE PARA DIOS CADA VIDA CUENTA

Por María Ximena Rondón

Pesebre y árbol de Navidad en el Vaticano / Foto: Lauren Carter (ACI Prensa)

LOS ÁNGELES, 29 Dic.(ACI).- El Arzobispo de Los Ángeles (Estados Unidos), Mons. José Gomez afirmó en su última columna semanal que lo “ordinario” del nacimiento de Jesús –en un pesebre y como una persona más en el censo convocado por el Imperio Romano–, muestra que “cada vida ‘cuenta’ y es preciosa a los ojos de Dios”.

En su nueva columna semanal, titulada “La fiesta de la humanidad”, el Prelado recordó que en su primer mensaje navideño como Pontífice, San Juan Pablo II afirmó que “La Navidad es la fiesta de la humanidad” y que ese día hace dos mil años “Jesucristo fue uno de los muchos niños nacidos en el mundo en ese primer día de Navidad. Fue uno de los miles de millones de bebés que han nacido desde que comenzó el mundo”.

Mons. Gomez encuentra interesante el hecho de que dentro de la historia de la Navidad el nacimiento de Cristo suceda cuando el Imperio Romano estaba haciendo un censo. Jesús “fue apenas un niño más, nacido de una pareja más, proveniente de un rincón inadvertido del imperio romano. Jesús es una estadística, un número más, inscrito en el censo”.

“De hecho, su familia es tan insignificante que ni siquiera pueden encontrar habitación en la posada local, de manera que su hijo tiene que nacer en un pesebre”, señaló el Arzobispo de Los Ángeles.

Según el Prelado, la genealogía de Jesús recuerda que también tiene “raíces humanas, de que hay ‘gente’ de la cual proviene, así como ustedes y como yo. Y así como cualquier otra persona. Jesús vino a este mundo como vinieron ustedes y como vine yo: pasó nueve meses en el seno de su madre y nació en una familia humana”.

Es en lo ordinario y lo simple, que Jesús, el Hijo de Dios que ha venido al mundo, demuestra que “cada persona es única y que no puede ser reemplazada o repetida”.

Mons. Gomez expresó que al contemplar al Niño envuelto en pañales y acostado en el pesebre en el día de Navidad, “encontramos el significado de nuestras vidas. En el rostro de este Niño, vemos el rostro de Dios. Pero vemos algo más. Nos vemos a nosotros mismos. Vemos quiénes somos; vemos para qué fuimos creados”.

Por ello, prosigue, “es que la Navidad es la ‘fiesta de la humanidad’” porque Jesús “viene a mostrarnos que nosotros hemos nacido para ser hijos e hijas de Dios, hechos a su imagen y semejanza”.

“Dios nos creó por amor y él tiene un hermoso plan para nuestras vidas. Esto es lo que Jesús nos viene a decir. Ésta es la buena nueva. ¡Es increíble pensar cuánto nos ama! ¡Qué dignidad, qué grandes capacidades y posibilidades nos ha ofrecido para nuestras vidas!”, indicó Mons. Gomez.

El Prelado concluyó invitando a que en este tiempo de Navidad “redescubramos esa hermosa verdad sobre nuestras vidas, ese bello proyecto para la persona humana que encontramos en el corazón del Evangelio”. VN

Share