NIÑOS DE VIDA NUEVA, MAYO 2006

NIÑOS DE VIDA NUEVA, MAYO 2006

¡Hola Amigos!

Mayo es un mes dedicado a las madres y a la Virgen María. Una de nuestras lectoras nos cuenta porqué quiere tanto a su mamá. Conocerás también a la cumpleañera del mes y a las hermanas Madrigal de Los Ángeles, quienes son las últimas ganadoras de nuestro concurso “Mi abuelita, Mi abuelito”.

UNA FLOR PARA TODAS LAS MADRES

Alfonso Moreno, de 4 años de edad, tiene una manera muy particular de celebrar el Día de las Madres. Según nos cuenta su mamá Yabeth, en ese día le regala flores que él mismo recoge del jardín, la besa mucho y con un fuerte abrazo le dice: “mami, tú eres mi juguete preferido”. No olvides consentir mucho a tu mamá en su día.

GRACIAS MAMÁ

Por Sandra Flores, 11 años

El Día de las Madres es un día muy especial, porque podemos expresarles a nuestras madres todo lo que sentimos por ellas.

Nuestras mamás son un regalo de Dios. Sin ellas, no sabría qué sería de nosotros. Yo quiero mucho a mi mamá Lilia. Ella me cuida, me hace de comer, me ayuda a hacer mis tareas y me motiva a estudiar y a salir adelante.

Con esto, ella me demuestra que me quiere mucho como yo la quiero a ella.

Cuando mi mamá me dice que me quiere, esas palabras bastan para saber que ella es una madre muy especial. Gracias a mi mamá, yo soy lo que soy ahora. Me siento orgullosa de ella y quiero darle las gracias por todo lo que hace por mí. También quiero felicitar a todas las madres en su día.

LA CUMPLEAÑERA DEL MES

Galilea Hernández cumplió su primer año de edad. A ella le gusta bailar, aplaudir y jugar con su hermanita Kenya. Todavía no camina sola, pero ya aprendió a decir papá y mamá. ¡Felicitaciones Galilea!

LA ABUELITA GUILLERMINA

Por Montserrat y Carolina Madrigal

¡Hola! Somos Montserrat y Carolina Madrigal. Tenemos 9 y 7 años de edad y hasta hace poco teníamos una abuelita que se llamaba Guillermina. Ella era muy linda y buena. Ella fue para nosotras una abuelita muy especial porque estuvo con nosotras en los momentos que más la necesitamos.

Cuando en las noches sentíamos miedo, nos acostábamos en su cama y ella nos contaba cuentos.

Nuestra abuelita Guillermina se fue hace ocho meses al cielo. Su muerte ha sido terrible para nosotras, porque nosotras éramos la luz de sus ojos y no nos acostumbramos a su ausencia. Es imposible para nosotras olvidar su cariño y amor. Siempre la llevaremos en nuestras mentes y corazón.

Aunque sabemos que ahora ella es un ángel que nos cuida y bendice desde el cielo, todavía la lloramos mucho y tenemos una pregunta para Dios: ¿Por qué te la llevaste tan pronto?

Abuelita, donde estés, por favor mándanos muchos besos y abrazos. VN

Share