AGNES GONXHA BOJAXHIU (MADRE TERESA): RESUMEN BIOGRÁFICO

AGNES GONXHA BOJAXHIU (MADRE TERESA): RESUMEN BIOGRÁFICO

La Madre Teresa, una de las personalidades espirituales más reconocidas y amadas del mundo, ha inspirado a millones de personas con su extraordinario ejemplo de trabajo compasivo y generoso por los pobres, los enfermos y los marginados de la sociedad.

Considerada por muchos una santa viviente, ha sido una voz firme y resuelta de amor y fe, que ha ofrecido bondad y orientación a los oprimidos.

La Madre Teresa se hizo famosa en todo el mundo por su desinteresado trabajo con “los más pobres de los pobres” en Calcuta (India). Nacida en 1910 en Skopje, actual capital de Macedonia, comenzó su noviciado en 1928.

Desde su fundación en 1950, su congregación de las Misioneras de la Caridad ha abierto más de 500 centros por todo el mundo para asistir a los moribundos y los indigentes. La Madre Teresa ha recibido galardones de muchas de las más prestigiosas organizaciones humanitarias del mundo, entre ellos la Medalla de la Libertad de las Naciones Unidas, el Premio Albert Schweitzer y el Nóbel de la Paz.

Nacida en el sureste de Europa en 1910, Agnes Gonxha Bojaxhiu (Madre Teresa) se hizo monja entre las masas de indigentes de los barrios pobres de Calcuta. Con el tiempo, su obra se amplió hasta abarcar todas las naciones y ella se convirtió en una de las mujeres más conocidas y respetadas del mundo. Receptora de muchos galardones, entre ellos el Premio Nóbel de la Paz y el Templeton Award for Progress in Religion, ha tratado personalmente con papas, presidentes y personalidades de la realeza. Pero jamás vaciló a la hora de cumplir las tareas más humildes, ya que uno de los temas de los que habló constantemente es de la necesidad de humildad. En la actualidad hay más de cuatro mil hermanos y hermanas religiosos repartidos en las 107 casas fundadas por las Misioneras de la Caridad en diversas partes del mundo.

La descripción que hace el salmista de los seguidores fieles de Dios define perfectamente a la Madre Teresa: “Plantados en la casa del Señor, florecerán en los atrios de Dios. Fructificarán aun en la senectud, y estarán llenos de savia y vigor, para anunciar cuán recto es el Señor, mi Roca, en el que no hay iniquidad”. (Salmo 92: 14-16).

16 de agosto de 1910: Nace en Skopje, capital de la república albana de Macedonia, la tercera y última hija de Nikolle Bojaxhiu y Drana Bernai, casados en 1900, que un día sería conocida como la Madre Teresa. Su hermana Aga nació en 1905, y su hermano Lazar en 1907.

27 de agosto de 1910: La niña es bautizada en la iglesia parroquial del Sagrado Corazón de Jesús con el nombre de Gonxha (Agnes). Sus padres son devotos católicos, especialmente su madre.

1919: Nikolle Bojaxhiu muere de un aparente envenenamiento después de asistir a un mitin político. Era concejal municipal y tenía firmes convicciones nacionalistas.

1915-1924: Agnes tiene una infancia muy feliz. Junto con sus hermanos asiste a la escuela pública. Le va bien en los estudios, aunque su salud es delicada. También asiste a clases de catecismo en la parroquia, y pertenece al coro y a la organización juvenil llamada Hijas de María. Muestra un especial interés en leer sobre los misioneros y vida de santos.

La Madre Teresa resume así su vida familiar durante su infancia y adolescencia:

-Estábamos muy unidos, sobre todo después de la muerte de mi padre. Vivíamos los unos para los otros y nos esforzábamos muchísimo en hacernos felices. Éramos una familia muy unida y feliz.

Lazar, el único varón, comenta la vida religiosa de su madre y hermanas:

-Vivíamos justo al lado de la iglesia parroquial del Sagrado Corazón de Jesús. A veces daba la impresión de que mi madre y mis hermanas se pasaban tanto tiempo en la iglesia como en la casa. Siempre estaban metidas en el coro, los servicios religiosos y los temas misioneros.

Sobre la generosidad de su madre, Lazar comentó:

-Jamás permitía que ninguno de los muchos pobres que venían a llamar a la puerta se marchara con las manos vacías. Cuando la mirábamos con extrañeza nos decía: “Tened presente que aunque estas persona son sean parientes y sean pobres, aun así son nuestros hermanos”.

A los doce años Agnes siente su primera llamada a la vida religiosa y misionera, llamada que permanece latente durante varios años. Mientras tanto continúa siendo miembro activo de las Hijas de María. Con el aliento de los curas de la parroquia, que eran jesuitas, se interesa cada vez más por los temas misioneros. Su hermano Lazar marcha a Austria para estudiar en una academia militar con la intención de convertirse en oficial de caballería.

1928: Su interés por las obras misioneras se ve confirmado por una clara llamada a la vida religiosa cuando está orando ante el altar de la Patrona de Skopje: “Nuestra Señora intercedió por mí y me ayudó a descubrir mi vocación”. Con la orientación y ayuda de un jesuita yugoslavo, solicita la admisión en la Congregación de las Hermanas de Nuestra Señora de Loreto (las comúnmente llamadas Damas Irlandesas), fundada por Mary Ward en el siglo XVI. Agnes se siente atraída por el trabajo misionero de esta congregación en la India.

26 de septiembre de 1928: Admitida provisionalmente, emprende su viaje a Dublín, viajando en tren por Yugoslavia, Austria, Suiza, Francia e Inglaterra hasta llegar a la casa matriz de las Hermanas de Nuestra Señora de Loreto.

1 de diciembre de 1928: Después de recibir unos cursillos intensivos de inglés durante dos meses, Agnes emprende el viaje en barco hacia la India, a donde llega el 6 de enero de 1929. Tras pasar una semana en Calcuta la envían a Darjeeling, en las laderas del Himalaya, para comenzar su noviciado.

24 de mayo de 1931: Tras los dos años de noviciado, Agnes hace la profesión de votos temporales como Hermana de Nuestra Señora de Loreto, y cambia su nombre por el de Teresa.

-Elegí el nombre de Teresa para mis votos religiosos, en memoria no de la gran Teresa de Ávila, sino de Teresa de la Florecilla, Teresa de Lisieux.

1931-1937: Después de profesar sus votos temporales, la hermana Teresa vive en Calcuta y ejerce de profesora de geografía e historia en el Colegio de St. Mary, dirigido por las Hermanas de Nuestra Señora de Loreto.

24 de mayo de 1937: Tras renovar varias veces sus votos temporales, la hermana Teresa profesa sus votos perpetuos como Hermana de Nuestra Señora de Loreto, para convertirse finalmente en directora de estudios en el colegio St. Mary. La Madre Teresa resume así su vida en la congregación religiosa:

-Era la monja más feliz de Loreto. Me dedicaba a la enseñanza. Realizado por el amor de Dios, ese trabajo era un verdadero apostolado. Me gustaba muchísimo.

10 de septiembre de 1946: Dios la llama a servir a los pobres. Fue, según ella misma lo denomina, un “día de inspiración”:

-Mientras oraba en silencio en el tren que me llevaba de Calcuta a Darjeeling para participar en un retiro espiritual, sentí claramente una llamada dentro de mí. El mensaje fue muy claro. Tenía que dejar el convento y consagrarme a ayudar a los pobres y a vivir entre ellos. Fue una orden. Supe que tenía que ir, pero no sabía cómo llegar hasta allí.

1948: Se produce la difícil y dolorosa marcha de la hermana Teresa del convento de las Hermanas de Nuestra Señora de Loreto. Para hacerlo necesita, después de llegar a un acuerdo con su congregación religiosa, un permiso especial de Roma. Finalmente le conceden el permiso para vivir como monja fuera del convento, y lo abandona el 16 de agosto. Después de quitarse el hábito religioso y ponerse un sari blanco como los que usan las mujeres más pobres de la India, con una orla azul que simboliza su deseo de imitar a la Virgen María, se marcha de Calcuta para hacer un curso acelerado de tres meses de enfermería elemental. Una vez acabado, vuelve de nuevo para poner en práctica su deseo de consagrarse a servir a los más pobres de los pobres en los barrios bajos de Calcuta. Ese año también solicita, y se le concede, la ciudadanía india.

19 de marzo de 1949: Llega la primera seguidora de la Madre Teresa. Inesperadamente la visita Subashini Das, una antigua alumna suya, que desea unirse a ella. Será la primera monja de una congregación religiosa que aún no existe.

10 de julio de 1950: En Roma autorizan la Congregación de Misioneras de la Caridad. Otras jóvenes siguen a Subashini Das con prometedora rapidez. Según explica la Madre Teresa:

-Después de 1949 vi cómo llegaba una chica tras otra. Todas habían sido alumnas mías. Deseaban darlo todo a Dios y tenían prisa por hacerlo.

7 de octubre de 1950: El día de la fiesta de Nuestra Señora del Rosario, llega de Roma la autorización para la Congregación de las Misioneras de la Caridad. Diez mujeres comienzan su noviciado que dura dos años.

1952: Se abre la casa para indigentes moribundos. Ya son casi treinta las mujeres de la congregación, de las cuales doce han hecho sus votos perpetuos. Otras doce son novicias y el resto postulantes. Las hermanas todavía no tienen un convento propio. Se “alojan” en un piso alquilado, donado por Michael Gomes. A la vez que atienden a los niños abandonados de los barrios pobres y a los enfermos e indigentes moribundos, se dedican también a ampliar sus estudios y a formarse en el campo religioso. La Madre Teresa consigue adquirir una casa para los indigentes en Kalight, templo hindú situado en el centro de Calcuta. La casa se abre el 22 de agosto, fiesta de María Inmaculada e inmediatamente se llena, lo que siempre se repetirá a lo largo de los años, a pesar de las continuas “altas” (siempre hay nuevas admisiones). La casa se llama Nirmal Hriday, que quiere decir “Hogar del Corazón Puro”, nombre aceptable para los hindúes, que son en su mayoría los que acuden a la casa.

1953: Se funda la casa matriz de las Misioneras de la Caridad. Después de “atormentar” a los cielos con constantes oraciones, las misioneras logran comprar en la 54 Lower Circular Road en Calcuta una casa para convertirla en convento. La casa está bien situada para sus necesidades y es temporalmente espaciosa; con el tiempo se convertirá en el centro principal de las Misioneras de la Caridad. En la misma calle, las hermanas alquilan, y después compran, una casa para alojar a los niños huérfanos y abandonados, muchos de cuyos padres habían muerto en la casa para indigentes moribundos. Al principio las hermanas desean abrir también una casa para los leprosos a los que atienden, pero debido a la oposición de la población en general, se decantan por las “clínicas móviles”. Más tarde conseguirán abrir, en las afueras de Calcuta, centros de rehabilitación autosuficientes para este tipo de enfermos; son los llamados Titagahr y Shanti Nagar.

1962: La Madre Teresa es honrada con el galardón Padna Sri (Orden del Loto), otorgado por el gobierno indio, y el galardón Magsaysay, de la Organización del Tratado del Sudeste de Asia (SEATO). A pesar de ser una personalidad en Asia, en Occidente apenas se la conoce.

1 de febrero de 1965: Las Misioneras de la Caridad reciben más galardones. Después de quince años de existencia su crecimiento y expansión es extraordinaria. La congregación cuenta ya con cerca de 300 hermanas, muchas procedentes de diferentes países de Europa, y varias casas. Todas las casas abiertas están en la India bajo la jurisdicción de los obispos católicos locales. Con el respaldo de varios obispos, el Papa Pablo VI decreta la validez digna de elogio de las misioneras, otorgando a la congregación “validez” para el resto de la Iglesia Católica. Este decreto, junto con la invitación del arzobispo de Barquisimeto (Venezuela) para que se abra una casa en su arquidiócesis, permite a las misioneras expandir su trabajo.

1965-1971: Se abren nuevas casas en el mundo. La de Venezuela es la primera “en el extranjero”, pero durante los años siguientes se inauguran otras en Africa, Australia (Melbourne y Adelaida) y Europa (en Inglaterra e Italia), en respuesta a las invitaciones hechas por los obispos católicos de estos países. Se funda la primera casa de las Misioneras de la Caridad en Roma por invitación expresa del Papa Pablo VI, obispo de Roma, admirador y benefactor de la obra de la Madre Teresa, a la que otorga la ciudadanía vaticana para facilitarle sus viajes misioneros. En 1971, las misioneras tienen 15 casas.

3 de marzo de 1969: El Papa Pablo VI aprueba los estatutos para los Colaboradores de modo que estos quedan oficialmente afiliados a las Misioneras de la Caridad.

26 de marzo de 1969: Se establecen oficialmente los Colaboradores de las Misioneras de la Caridad. Los Colaboradores de la Madre Teresa, organización internacional de hombres y mujeres laicos, se convierten en una realidad espiritual y en un elemento importante favorecedor del trabajo de las misioneras. Es difícil, por no decir imposible, calcular su número, debido a su constante aumento. Ha habido colaboradores desde que se fundó la congregación.

Años Setenta: La Madre Teresa recibe importantes premios internacionales. La pluma y el micrófono del periodista británico Malcolm Muggeridge la hacen famosa en Occidente, no sólo en los círculos católicos sino también en la sociedad en general. A raíz de todo ello, le otorgan el Premio Buena Samaritana de Estados Unidos, el Premio Templeton para el Progreso en Religión, de Inglaterra, y el Premio Papa Juan XXIII de la Paz, del Vaticano.

12 de julio de 1972: Muere en Albania la madre de la Madre Teresa, Drana Bernai. Antes de morir, su madre pidió salir de Albania para poder ver a su hija y a su hijo, que reside en Sicilia. El gobierno albano le negó el permiso para abandonar el país.

1974: Muere en Albania la única hermana de la Madre Teresa, Aga Bojaxhiu, sin poder ver a su hermana ni a su hermano.

17 de octubre de 1979: Se le concede a la Madre Teresa el premio internacional más importante: el Nóbel de la Paz. Esto no altera en lo más mínimo su habitual simplicidad y humildad.

10 de diciembre de 1979: La Madre Teresa recibe el Nóbel de la Paz de manos del rey Olaf V de Noruega, en nombre de los pobres a quienes representa y a los cuales ha dedicado su vida.

1980-1985: Las Misioneras de la Caridad abren muchas casas nuevas y son bendecidas con nuevas vocaciones. En 1980 hay 14 casas fuera de la India, en lugares tan alejados los unos de los otros como Líbano, Alemania Occidental, Yugoslavia, México, Brasil, Perú, Kenia, Haití, España, Bélgica, Nueva Guinea y Argentina. Después del Premio Nóbel, la expansión de las misioneras es sorprendente: se abren 18 nuevas casas en 1981, 12 en 1982 y 14 en 1983. También aumentan las vocaciones, bendición que convierte a esta congregación en un caso excepcional, debido a la disminución general que se observa en el número de vocaciones religiosas.

1986-1989: La congregación entra en países que antes habían permanecido cerrados a los misioneros. Así, se abren casas en Etiopía y Yemen del Sur. También en Nicaragua, Cuba y Rusia, donde el estado promueve activamente el ateísmo. En el caso de la Unión Soviética, uno de los frutos de la “perestroika” de Mijaíl Gorbachov es la autorización a la Madre Teresa para abrir una casa en Moscú.

Febrero de 1986: El Papa Juan Pablo II viaja a Calcuta, donde visita a la Madre Teresa y ve con sus propios ojos el trabajo de las Misioneras de la Caridad.

21 de mayo de 1988: Las Misioneras de la Caridad abren un refugio para gente sin hogar en Roma, en el Vaticano, con el nombre de “Regalo de María” para conmemorar el Año Mariano. La casa tiene 70 camas y dos comedores, uno para residentes y el otro para las personas que van de paso. También tiene una sala de estar, una enfermería y un patio que da a la sala de audiencias del Papa Pablo VI.

1988-1989: La Madre Teresa es hospitalizada dos veces por problemas cardíacos. No es la primera vez que se ha excedido en su trabajo hasta caer en un agotamiento físico. Incluso el Papa le pide que cuide mejor de su salud. Los médicos le ponen un marcapasos y le ordenan que se tome seis meses de descanso.

16 de abril de 1990: La mala salud es el principal motivo de que la Madre Teresa deje su puesto de Superiora General de su congregación. Aliviada de sus responsabilidades, dedica más tiempo a viajar y a visitar diversas casas de hermanas.

Septiembre de 1990: Aunque ya tiene ochenta años y su salud no mejora, es llamada de su retiro y reelegida Superiora General de las Misioneras de la Caridad.

Enero de 1991: La Madre Teresa apela a dos jefes de estado para evitar la Guerra del Golfo. Los presidentes George Bush y Saddam Hussein reciben su apasionada súplica a favor de “los inocentes” poco tiempo antes de que estalle la guerra. Dos equipos de hermanas viajan a Bagdad para atender a los discapacitados.

1991-1993: Empeora la salud de la Madre Teresa. Su debilitado corazón le provoca un colapso en Tijuana (México) y, más tarde otro en Delhi (India). A pesar del sufrimiento, se reanima cuando la invitan a volver a Pekín en octubre de 1993.

30 de agosto de 1993: Su desmejorada salud la impulsa a ordenar que sólo aquellas personas que trabajan directamente con la congregación pueden continuar llamándose Colaboradores. Todos los demás, que ya no están unidos formalmente a las Misioneras de la Caridad, se dispersan.

3 de febrero de 1994: Desayuno de Oración Nacional, Washington, D.C. acompañada por el presidente Clinton y su esposa y el vicepresidente Gore y su esposa, la Madre Teresa habla a miles de personas que escuchan embelesadas su mensaje en defensa de la vida y de la paz. Después el presidente le agradece “su vida de compromiso”, compromiso, dice, que ella ha “vivido de verdad”.

Abril de 1996: La Madre Teresa es ingresada en el hospital de Calcuta afectada de malaria. La fiebre agrava su trastorno cardíaco y el prolongado uso de un respirador le provoca una infección en los pulmones. Después de darle de alta e ingresarla varias veces, se le permite volver a su trabajo.

Octubre de 1996: El presidente Bill Clinton firma una ley por la que se nombra a la Madre Teresa ciudadana honoraria de Estados Unidos. En el momento de estampar su firma, Clinton dice que la Madre Teresa ha “llevado esperanza y amor a las vidas de millones de niños huérfanos y abandonados de todo el mundo”.

Marzo de 1997: Sor Nirmala es elegida como sucesora de la Madre Teresa.

Junio de 1997: El Congreso de los Estados Unidos le otorga a la Madre Teresa la Congressional Gold Medal of Honor.

Septiembre de 1997: La Madre Teresa sufre un ataque cardíaco y fallece serenamente en su casa en Calcuta. A los muchos que le habían pedido que disminuyera sus actividades y que tratara de descansar más, ella siempre les respondía: “Tengo una eternidad para descansar”.

Share